DECLARACIÓN DE FE

CREEMOS en un solo Dios trino, creador de todas las cosas y por quien ellas subsisten, ante quien debemos dar cuenta de nuestra vida y obras.

Génesis 1:1; Juan 1:3; Colosenses 1:16


CREEMOS en el Señor Jesucristo que es verdadero Dios; segunda persona de la trinidad, es decir, Hijo unigénito de Dios; único redentor de la humanidad; única cabeza de su iglesia y único jefe de su pueblo redimido; único mediador entre Dios y los hombres.

1º Timoteo 2:5; Lucas 19:10


CREEMOS en el Espíritu Santo que, juntamente con Dios Padre y Dios Hijo, es verdadero Dios eterno y que estas tres personas constituyen una sola y perfecta unidad.

1º Juan 5:7.


CREEMOS que el sacrificio del Señor Jesucristo en la cruz es completo y suficiente para reconciliar a las almas con Dios; que ÉL resucitó y vive para siempre, y esperamos su muy inminente regreso.

Romanos 8:34Juan 3:16; Hebreos 10:12


CREEMOS que la bienaventurada virgen María, madre de Jesús, fue la mujer más altamente favorecida por Dios y bendita entre las mujeres por ser ella medio para dar al Hijo de Dios forma humana, y como tal la respetamos pero no la adoramos. Al respecto aceptamos y creemos todo lo que dice el Nuevo Testamento.

Mateo 1:18; Lucas 1:29-30 y 35


CREEMOS que la Santa Biblia , libro inspirado por Dios mediante la acción del Espíritu Santo, en su canon completo (66 libros). Declaramos que nuestras creencias están basadas exclusivamente en ella, y que nuestra prédica se sustenta únicamente en lo que ella dice. Es el único fundamento, la única regla de fe y doctrina para el verdadero cristiano. Creemos que cada persona tiene el derecho de leerla y estudiarla, como asimismo que tiene el deber de seguir sus santas enseñanzas.

1º Pedro 1:20-212º Timoteo 3:16.


CREEMOS que la confesión de los pecados debe hacerse solo a Dios, contra quién hemos pecado, y que ÉL otorga perdón verdadero a todos los que se allegan a ÉL con sincero arrepentimiento y fe en el Señor Jesucristo.

Romanos 3:10; 1º Juan 1:9.


CREEMOS en el bautismo por inmersión, en su significado bíblico de identificación con la muerte y resurrección del Señor Jesucristo, que es un acto de obediencia que puede realizar toda persona consciente de sus actos, previo reconocimiento del Señor Jesucristo como su Salvador personal. Creemos que este acto es un testimonio de la identificación consciente y real del verdadero cristiano con su Señor.

Mateo 28:19-20; Romanos 6:3-4.


CREEMOS que hay un cielo que es la morada de Dios y donde irán a gozar todos los salvos por Cristo y un infierno preparado para el Diablo y sus ángeles y para cuantos no aceptan la salvación que Dios ha provisto por medio de Cristo.

Juan 14:2: Apocalipsis 20:15.


CREEMOS en la resurrección de los muertos, en la eterna felicidad en el cielo de los que creen en Cristo como su Salvador personal, y en la eterna perdición en el infierno de los que rechazan consciente y deliberadamente el amor y la gracia de Dios, ofrecida por medio del Señor Jesucristo.

1º Tesalonicenses 4:16-17; Hebreos 9:27.


CREEMOS que los dones apostólicos dados en ese tiempo solo a los apóstoles como sanidades, don de lenguas e interpretaciones de lenguas, profecías, fueron la forma y el poder que Dios les otorgó para manifestar así su apostolado y que hoy ya no existen en los creyentes, pues el canon, las escrituras fueron totalmente terminadas y hoy gozamos de la Palabra de Dios y a través de ella vemos cuál es Su voluntad.

1º Corintios 13: 8-10.

DECLARACIÓN DE VALORES

 

AMOR: El amor es la base de la vida misma y de la familia. Hablamos de amor, no como una simple emoción o expresión, sino del amor abnegado que “no busca lo suyo” (1 Cor. 13) sino que buscará el bien de los demás, antes que sus propios intereses.

 

-INTEGRIDAD: No es necesariamente el camino mas corto para alcanzar una meta, pero nos asegura que nada ni nadie nos va a robar ni a poner en tela de juicio lo que hayamos conseguido.

 

-HONESTIDAD: El honesto muchas veces se siente luchando contra los “molinos de viento” pero en épocas de crisis, las naciones claman por ellos. Hoy se recuerdan los tiempos en los que la palabra “era un documento”…

 

PUREZA: De carácter, de intenciones, física y moral. Si queremos recuperar la nación, tenemos que recuperar nuestras vidas y el valor que les damos.

 

-RESPETO A TI MISMO: La sociedad actual valora lo que se ve por encima de la verdadera esencia de la persona. Pero nosotros creemos que el valor y aceptación de cada uno se basa en que somos personas únicas e irrepetibles, con la oportunidad de determinar nuestro destino.

 

-RESPETO: Creemos en el respeto a los padres, a las autoridades y a cada persona sin distinción de raza, nacionalidad o creencia. Una nación cuyos ciudadanos no saben respetar, nunca tendrá líderes que la respeten.

 

-DEFENSA DE LA VIDA: Una nación que aprueba la muerte de los mas pequeños o indefensos, o que no garantiza el respeto a la vida, está firmando su propia sentencia de muerte.

 

INTEGRIDAD DE LA FAMILIA: Creemos en la familia basada en la mas sublime de las instituciones que jamás se haya creado: el matrimonio. Hombre y mujer, unidos por el perfecto amor. Afirmamos que la principal educación de las personas es en el hogar, siendo las instituciones educativas una herramienta complementaria al trabajo de los padres.

 

VERDAD: Una nación que ama, valora y defiende la verdad a cualquier precio, es una nación que nunca se derrumbará. Los imperios mas grandes cayeron por las decadencias y mentiras de sus propios gobernantes, mas que por fuerzas externas.

 

-COMPROMISO: Una ciudadanía comprometida con una causa, sea cual fuera, será difícil de engañar y de manipular por políticas demagógicas. Un hombre que no está comprometido con algo, es un hombre que no sabe donde va.

 

JUSTICIA: La Biblia dice que “la justicia engrandece la nación”. Nuestra realidad nos muestra lo que le sucede a una nación que la ha abandonado.

 

-LEALTAD: por toda causa justa, lealtad a nuestros principios y a lo que creamos. Ciudadanos leales son los que no permitirán líderes desleales.Responsabilidad: está muy ligada al respeto a los demás y partirá del respeto a sí mismo. Lo que no permito o deseo que me hagan, tampoco yo lo haré a otros. Gente responsable es la única que puede producir cambios.